Presupuesto de RRHH, ¿se invierte de forma eficiente?

//Presupuesto de RRHH, ¿se invierte de forma eficiente?

Presupuesto de RRHH, ¿se invierte de forma eficiente?

Con el inicio del año llegan los objetivos, los propósitos, los planes. En el entorno empresa, y más específicamente en RRHH, llega el momento de convertir el presupuesto en acciones específicas que reviertan en el desarrollo de las capacidades, motivación y bienestar de la plantilla.
Pero, ¿sabemos si estamos usando los recursos de manera eficiente? ¿Estamos invirtiendo el dinero realmente en aquello que la empresa necesita para funcionar mejor? ¿Podríamos lograr más con los mismos recursos?

No todo es formación

Vaya por delante que aquellas organizaciones que dedican esfuerzos a elaborar un plan de formación ya tienen mucho terreno ganado. Básicamente porque, para lograrlo, recurren a la elaboración de encuestas internas o entrevistas de evaluación del desempeño y eso les proporciona un conocimiento sobre las inquietudes y expectativas de la plantilla.

No obstante, el desarrollo de las personas de la organización va mucho más allá de los planes de formación. La capacitación es importante, pero también lo es crear el entorno necesario para que nuestros colaboradores puedan dar el máximo en su día a día. Esto pasa por destinar parte del presupuesto a acciones que contribuyan a su bienestar dentro del lugar de trabajo, que van más allá de la retribución económica; acciones que incrementen su salario emocional y que contribuyan a la mejora de su nivel de motivación y compromiso con la organización.

Planes que generan cambios reales

¿A qué destinamos exactamente esos recursos para generar mejoras? ¿Un programa de yoga y meditación, un plan de detección del talento interno o remodelamos los espacios de descanso? ¿Qué contribuye más a la mejora de resultados? ¿Qué medida van a valorar más positivamente los propios trabajadores?

Son muchas las cosas que podemos hacer, pero dado que los recursos son limitados, es importante disponer de información que nos ayude a priorizar y decidir. Si se trata de sacar el máximo rendimiento al presupuesto de que disponemos, deberíamos conocer de primera mano qué es lo que la plantilla necesita realmente. A veces, medidas poco costosas, tienen grandes beneficios. Y otras, destinamos grandes partidas a programas que acaban siendo baldíos.

Conocer el sentir de los trabajadores respecto al funcionamiento de la organización en la que trabajan, puede ayudarnos a diseñar acciones “laser” que tengan un efecto directo en su bienestar y, en consecuencia, en su productividad.

La fotografía emocional que nos proporciona el Emosistema nos permite precisamente eso, identificar los aspectos que los empleados viven de manera negativa, impidiendo que el conjunto de la organización funcione a su máximo rendimiento. Esos son los puntos que deberíamos priorizar, si queremos cambios reales que contribuyan al crecimiento de las personas y de la organización.

Si quieres saber más sobre el Emosistema, clica aquí

2019-01-21T10:59:30+00:00 21/01/2019|