Empresas emocionalmente inteligentes: ¿una utopía o una realidad?

//Empresas emocionalmente inteligentes: ¿una utopía o una realidad?

Empresas emocionalmente inteligentes: ¿una utopía o una realidad?

Emotiva’t participa en las actividades del Talent Hub

Desde los años 70 del siglo pasado, numerosas investigaciones han demostrado que las personas con inteligencia emocional tienen mayores índices de satisfacción con la vida, gestionan mejor las presiones del día a día y se recuperan más rápidamente de las situaciones adversas. Ahora bien, si el desarrollo de la inteligencia emocional ayuda a las personas a tener más éxito, ¿podemos afirmar que las empresas que se gestionan con criterios de inteligencia emocional pueden tener más éxito?

La respuesta es sí. Y esto es el que expusimos durante la ponencia que realizamos el pasado 17 de mayo de la mano del Talent HUB en el Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona. Esta ponencia se enmarca dentro de las actividades que el Talent Hub realiza regularmente para impulsar el talento y fomentar el crecimiento de profesionales y empresas. A la ponencia asistieron profesionales de los RRHH, miembros del Club Alumni de la UB y otros profesionales interesados en cómo podemos hacer que las empresas sean emocionalmente inteligentes.

Las emociones en la empresa

Para nosotros siempre es un placer acercar los beneficios de la inteligencia emocional a los profesionales y hacerlos conscientes de cómo nos afectan las emociones en el día a día y la necesidad de gestionarlas de manera eficaz. Durante la sesión, los asistentes pudieron reflexionar sobre cómo las emociones como la ira, la tristeza o el miedo pueden menguar el buen funcionamiento de las organizaciones y, por el contrario, cómo la potenciación de la alegría, el bienestar y el amor por la organización contribuye a la mejora de los resultados.

Conferència Il3

Pudieron comprobar cómo algunas de las organizaciones más importantes ya apuestan para introducir políticas emocionalmente inteligentes. Algunos ejemplos son la creación de espacios lúdicos para la generación de ideas, la realización de programas de formación en liderazgo emocional o políticas que facilitan la conciliación de la actividad profesional y la vida personal.

Creadis, un ejemplo práctico

La ponencia también contó con el testimonio directo de Carolina Hidalgo, Directora General de Creadis, que nos explicó de primera mano la experiencia que supuso para ellos trabajar con Emotiva’t y cómo aplican la inteligencia emocional para cuidar el clima de la organización y potenciar a las personas que trabajan en ella.

Creadis es un ejemplo de que la inteligencia emocional no está reservada a las grandes corporaciones; se puede aplicar a todas las organizaciones, grandes y pequeñas. Sólo hace falta que los directores crean en esta forma de gestión y tengan la valentía de poner la máquina en marcha, puesto que los cambios en la organización funcionan cuando se hacen de arriba abajo.

Sabemos que todavía hay mucho trabajo por hacer, pero el interés que demostraron los participantes nos hace seguir trabajando con ilusión, convencidos de que cada vez serán más las organizaciones que apostarán por un modelo de gestión con la inteligencia emocional como motor de cambio.

 

 

 

2018-05-30T08:57:34+00:00 28/05/2018|